Gregory Crewdson: cine congelado en Massachusetts (II)

Etiquetas

, , , , , , , , , , , ,

gregory-julianne

Para acompañar la lectura del artículo:

Viene de la primera parte:

La deconstrucción del mito “hogar, dulce hogar”

En 2002, Greg disfrutaba de una considerable efervescencia personal y profesional. Por un lado, había contraído matrimonio recientemente con la directora de la Barbara Gladstone Gallery de Nueva York, Ivy Shapiro, y, por otro, con su trabajo “Twilight” había forjado los cimientos de su refulgente trayectoria. Vivía un momento dulce. Sin apenas tiempo para saborearlo, en el verano de aquel año, la New York Times Magazine le reclamó para que formara parte de la edición inaugural en una sección de ensayo fotográfico. La idea era que realizara una serie de imágenes protagonizadas por artistas de Hollywood, con el objetivo de que el estilo del neoyorquino diera una vuelta de tuerca a su fama como actores. Gregory aceptó y seleccionó a siete celebridades, alguna de ellas, muy cerca por aquel entonces de alcanzar la categoría de mito religioso: Julianne Moore, Tilda Swinton, Agnes Bruckner, Gwyneth Paltrow, William Macy, Dylan Baker y el malogrado Philip Seymour Hoffman. Sigue leyendo

Gregory Crewdson: cine congelado en Massachusetts (I)

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Crewdson para portada

Para acompañar la lectura del artículo:

 

Aquella invernal y gélida tarde de 2006 era la víspera de su cénit artístico. Gregory Crewdson y los suyos preparaban algo gordo. Incluso, más de lo que estaban acostumbrados a hacer. Habían elegido la North St de Pittsfield, la avenida principal de esta ciudad situada en el estado de Massachusetts. Sus calles no habían vivido demasiadas efemérides artísticas desde la estancia de Herman Melville cuando escribió Moby Dick. Y de eso hacía ya 155 años. “Teniendo poco o ningún dinero en el bolsillo”, que diría Ismael, Gregory jamás habría conseguido lo que consiguió. Sigue leyendo

Lanzarse a la profesión de moda: ser valientes

Etiquetas

, , ,

 

Las ocho. ¿Pero ya es de día otra vez? Israel Candil se levanta casi de manera automática al primer toque del despertador. Cada mañana lucha una batalla desigual contra el tiempo. De un lado él: 28 años, desempleado de larga duración, formación académica básica y un postgrado en supervivencia. Del otro, los malditos días, meses y años que se arrastran lentamente en el calendario. Y, entre medias, el teléfono que no suena, los e-mails enviados a destinatarios sin respuesta y el ansiado empleo que nunca llega. Suma la desmotivación y sigue la frustración.

Sigue leyendo

La disonancia baila sobre la rivera de Praga

Etiquetas

, , , ,

Ginger-y-Fred-Edificio

Casa Danzante de Praga

*Crítica universitaria (2009). Las opiniones vertidas aquí han variado sustancialmente de un tiempo a esta parte.

“¡Él vale más que ella!” o “son los ‘fashion victims’ del barrio”, parecen cuchichear los edificios colindantes a esta estructura. La Casa Danzante de Praga o ‘Ginger y Fred’ es la obra deconstructivista de la ciudad checa que sorprende por su contraste visual. Sin embargo, tan grande es su pose rupturista que su pretendido símil de ambos bailarines evoca desafortunadamente a dos concursantes de ‘Fama’ que se han colado en un baile de salón de la alta aristocracia. Es un intento baldío de su creador por dinamizar su disposición urbana. Vestida con un macarrónico impermeable transparente de cristal y despreocupada por mostrar sus vergüenzas, una torre inestable, extasiada por el esnobismo, parece observada por el monóculo del resto de la arquitectura praguense, mientras los brazos cementados de su macho aguantan su desequilibrio. Ambos aparentan intuir con indiferencia el recelo de sus desconcertados vecinos en una ocurrencia urbanística que parece pensada cuando su autor se marcaba un tango. Sigue leyendo

Barenboim-Said: cuando Israel y Palestina juntaron atriles para tocar la paz

Etiquetas

, , , , , ,

Barenboim y Said en el Premio Príncipe de Asturias de 2002

Barenboim y Said en el Premio Príncipe de Asturias de 2002

Se cumplen 80 años del nacimiento de Edward Said (1935-2003). Aquel intelectual de origen palestino que un día de junio de 1993 rompió la barrera de su timidez en el vestíbulo de un hotel londinense para charlar con el gran Daniel Barenboim. Ese viernes algo cambió o se abrió. Un resquicio, acaso. Algunos lo tildaron de acertada osadía por arrojar al infierno un trozo de hielo que aún se mantiene incólume. Tenía que ser la música, decidieron ambos (¿qué, si no?), la que se erigiera en uno de los escasos puentes de convivencia con el que sortear tan funesta miríada de horrores y odio. De aquella unión espontánea en la envoltura de una recepción, emergió la sensatez que, a veces, sólo el arte es capaz de reportar. Que sea Mozart o Wieniawski, lo mismo da. De ese encuentro de identidades, uno, tan palestino, pese a su severa crítica al “orientalismo”, el otro, tan israelí, pese a su vínculo natal con la tierra del tango, sólo importan los atriles que aguardan a Israel y Palestina para actuar, no en contra, sino en contigüidad.

Sigue leyendo

Mick Jagger y Lady Gaga abanderan dos de las series más prometedoras de la temporada

Mick Jagger y Lady Gaga cantando Gimme Shelter en 2012

Mick Jagger y Lady Gaga cantando Gimme Shelter en 2012

Que la edad de oro de las series de televisión ha absorbido gran parte de la Hollywood más mediática es, desde hace ya varios años, de sobra conocido. Matthew Mcconaughey o Rachel McAdams  en True Detective, Kevin Spacey en House of Cards, Claire Danes en Homeland o Mads Mikkelsen en Hannibal son sólo algunos ejemplos. Pero que sean los mayores representantes del pop y del rock los que se postulen como la nueva sensación ‘seriéfila’ es algo que no formaba parte de las quinielas televisivas, al menos, hasta fechas recientes. La incursión interpretativa de la versátil Lady Gaga en el género del terror y la faceta como productor del incombustible Mick Jagger, trabajando mano a mano ni más ni menos que con Martin Scorsese para HBO, han acaparado el mayor foco de atención, durante estos días. Sigue leyendo

La taumaturgia de un tal ‘Benito’

Etiquetas

, , , ,

Ben Harper

En algún momento de la noche de ayer se escuchó lo siguiente en La Riviera de Madrid: “I can change the world with my own two hands”. Un par de horas después, en el preludio de esta crónica se abrió un debate interno. Existe una corriente abanderada, entre otros, por el compositor György Kurtág, que asegura que la música no tiene ningún carácter transformador en la sociedad como colectivo. Si acaso, como introspección individual, pero nada más. Por el contrario, hay una opinión más extendida que dice que la música tiene el poder de tocar patrones en la Comunidad y cambiarla. No hay una solución concluyente para esto, pero el californiano Ben Harper, incondicional de esta última idea, ofreció anoche argumentos con los que defender que su profesión puede tocar teclas comunes.

Sigue leyendo

Crystal Fighters: “Cuando el arte y el humor suponen una ofensa seria, un peligro o violencia física, hay que cuestionarlos”

Etiquetas

, , , , , ,

Componentes de Crystal Fighters

Componentes de Crystal Fighters

Si uno es amante de festivales indies y simpatiza con la música de Crystal Fighters, puede decir que este verano está de enhorabuena. De lo contrario, hay un problema. En su corta trayectoria, el grupo británico se ha erigido en uno de los mayores reclamos para este tipo de eventos. FIB, Santander, Lisboa (Super Bock Super Rock) y Madrid (Dcode) serán las ciudades peninsulares que contarán en las próximas semanas con la presencia -cada año más expectante- de esta agrupación de difícil clasificación. Sigue leyendo

Soak “Before We Forgot How To Dream”

Etiquetas

, , ,

Soak

Soak

Si se sabe hacer, la música puede resultar, sin duda, una valiosa placa de Petri para examinar la taciturnidad de la adolescencia. Y no es una cursilada gratuita. La jovencísima Soak (18 años) ha demostrado ser un gran ejemplo de ello en su álbum de debut, “Before We Forgot How To Dream”, con el que, a base de sobriedad y precoz madurez, se aleja de infantiles experimentos de impostura para atormentados con copas de balón. Bridie Monds-Watson, multi-instrumentista nacida en Derry (Irlanda del Norte), ha hecho todo un ejercicio de intimismo y aspereza para meterle los dedos en la boca a la nubilidad. Sigue leyendo

Las Esculares y mi fuga de Alcatraz

Etiquetas

, , ,

Plaza de Alcatraz en la actualidad.

Plaza de Alcatraz en la actualidad.

Cada pueblo de la geografía española tiene su propia versión de la infancia. Sus rincones, sus parques, sus barrios, todos ellos están teñido de imposiciones tácitas, de normas no escritas que, sin saber muy bien su procedencia y etimología, quedan instaladas en nuestra niñez. Te adaptas a ellas o el ostracismo se convierte en tu compañero de andanzas. Desconozco si los videojuegos, ese Dios Crono devorador de críos, ha reventado la burbuja costumbrista, pero en “mi Coria de infancia” viví con cierto y desalentador romanticismo uno de aquellos decretazos callejeros aprobados por un hemiciclo de rodillas desgastadas, de cicatrices y del orgullo de la EGB más displicente. Hablo de las Esculares, un término probablemente desconocido para una gran mayoría, que ni las arañas de Google aciertan a registrar. ¿Y qué coño es esto?, dirá alguno. Ni más ni menos que la hostia ejemplarizante y malsonante por abandonar un juego callejero antes de que el malote con licencia decida que ya es hora de volver a casa. Sigue leyendo

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.